Cerrar

Estimados Clientes!

Lamentablemente tenemos que informarles que debido al Estado de Emergencia turística declarado en la región de Ucayali (Perú) y a las bajas porcentajes de asistencia de nuestro Ecolodge en los últimos dos meses, nos vemos obligados a suspender la atención hasta que mejore la situación. Esta medida se aplicará hasta el 1 de noviembre de 2022.

Sobre la reanudación del trabajo de la instalación y otras noticias - en nuestras redes sociales y en la pagina web del Ecolodge.

Noticias

Puro magia: árboles curativos en UNI RAO

El verano volvió en Perú. Temporada de lluvias. La vida ordinaria prácticamente está paralizada. Por otro lado, este es el mejor momento para las personas de conocimiento: chamanes, curanderos. Ellos saben aprovechar al máximo esta temporada, no solo para su mismo y su salud, sino también para su tribu y sus pacientes.

El verano en la selva para las personas de conocimiento suele ser así: alejándose del alboroto y las preocupaciones cotidianas, los chamanes se esconden en un tambo aislado: esta es una pequeña casa en el bosque, que generalmente tiene solo el techo de hoja y el piso de tierra. Sentado cómodamente en una cama bajo un mosquitero, un dosel hecho de tela densa que protege contra los insectos, puede aislarse del mundo de las personas y sumergirse en el mundo de la «medicina ancestral». Las lluvias son la mejor época para dietas con plantas serias como el Ayahuma. Actúa sobre el cuerpo con delicadeza, pero exige que el alumno se dedique por completo y sin distracciones a la rutina diaria.

Puro magia: árboles curativos en UNI RAO

Ayahuma, o «árbol bala de cañón» (lat. Couroupita guianensis) es un árbol de hoja perenne que crece en la región de la selva amazónica, que las tribus locales usan tradicionalmente en medicina. Pertenece a la misma familia Lecithis que la nuez de Brasil, una de las plantas más grandes de la selva. Ambas especies comparten el mismo rango de distribución en la Amazonía peruana, el norte tropical de América del Sur, América Central y el sur del Caribe, pero es importante recordar que siguen siendo dos árboles diferentes. Por cierto, la Ayahuma también se encuentra en Asia, fue traída a la India. Allí, a menudo se confunde con el árbol de sal (lat. Shorea robusta), que los hindúes y los budistas consideran sagrado; según una de las leyendas, Buda Gautama nació bajo ese árbol.

Sin embargo, el nogal brasileño y la madera de sal siguen siendo un poco más altos que el ayauma: pueden alcanzar los 35-40 metros, mientras que la altura del árbol bala de cañón suele ser de 20 a 35 metros. Las hojas de la curupita guayanesa son alternas, lanceoladas, vellosas por dentro. En los extremos de las ramas, se tuercen en rosetas. La parte más exótica de la planta son las flores. Están ubicados de una manera inusual: no en ramas, sino en vides especiales que se extienden desde el tronco central. Los pétalos de las flores son grandes, brillantes, de color escarlata o rosa, los estambres parecen una franja esponjosa. Durante el período de floración, ayauma emana un aroma maravilloso y se ve muy impresionante: ¡la longitud de las inflorescencias racemosas puede alcanzar los tres metros! Al desvanecerse, dan frutos largos y esféricos con una cáscara dura con un diámetro de 15-24 cm. Dentro de la cáscara hay una pulpa gelatinosa con una gran cantidad de semillas (alrededor de trescientas por nuez grande). Cuando se abre la nuez, la pulpa se oxida, se vuelve azul y rápidamente adquiere un olor desagradable; por esta razón, el árbol se llama «coco apestoso» en algunos países.

Las abejas y los murciélagos son los responsables de la polinización del ayauma en la selva. La planta se reproduce con mucha dificultad por semillas: tienen una germinación corta, no toleran las bajas temperaturas y no se secan bien.

Con el famoso cocotero Cocos nucifera, el ayauma se relaciona no solo por la forma de las nueces, sino también por la capacidad de dejar caer sus frutos en el momento más inesperado. Por lo tanto, ambos árboles nunca se plantan a lo largo de caminos o cerca de senderos. Es bueno que las nueces kurupita crezcan a una altura más baja que los cocos, e incluso cerca del tronco, por lo que la probabilidad de un accidente es mucho menor. Pero la caída de la fruta en cualquier caso asusta a los testigos oculares: cuando la cáscara se rompe, se escucha un rugido, comparable al disparo de un cañón, de ahí el nombre de «árbol de bala de cañón».

Desde el punto de vista de la medicina tradicional, el ayauma es una planta verdaderamente maravillosa con una fuerza y propiedades increíbles. En la Amazonía, este árbol es venerado como planta maestra. Los pueblos indígenas de la selva -principalmente las tribus chamánicas Shipibo-Konibo y los indios Ashaninka que viven a lo largo de las orillas del Ukayali – utilizan el Ayahuma no solo para dominar el conocimiento de la medicina ancestral, sino también para la brujeria. La brujería es una forma de magia que utiliza elementos naturales para transformarse dentro de una persona o en el mundo exterior. Por ejemplo, los chamanes saben cómo con la ayuda de Ayahuma uno puede hacer que una persona sea un cazador más atento y exitoso.
Se sabe que las infusiones de las hojas del árbol cañón se utilizan en la medicina popular como antiinflamatorio, así como para tratar la hipertensión, aliviar el dolor, tratar tumores, resfriados, indigestiones, enfermedades de la piel y malaria. La pulpa de la fruta se usa para desinfectar heridas y se dice que las hojas tiernas alivian los dolores de muelas.

Las propiedades curativas de este árbol se han estudiado con la ayuda de la investigación científica moderna. Por ejemplo, existe evidencia comprobada de que el extracto de hoja de Ayahuma tiene efectos antiinflamatorios y anticonceptivos. El extracto de la fruta se ha estudiado por separado y parece actuar como un antibiótico natural contra Micrococcus luteus, Enterobacter aerogenes, Bacillus subtilis y Shigella flexneri.

Tenemos varios árboles de Ayahuma en «Ecolodge Uni Rao». Desafortunadamente, todavía son muy jóvenes y nuestros huéspedes aún no pueden disfrutar del inolvidable aroma y la belleza de las flores de esta planta. Pero vale la pena echarle un vistazo más de cerca en cualquier caso: ahora que sabes que la Ayahuma es una fuente de conocimiento ancestral e infinitos beneficios para la salud, probablemente querrás hacerte amigo de ella.