Cerrar

Estimados Clientes!

Tenemos que informarle que debido al continuo aumento de los precios de combustible, alimentos y la alta tasa de inflación en el Perú, nos vemos obligados a aumentar el costo de los bungalows y la comida en el nuestro Ecolódge a partir del 15 de septiembre de 2021.

A los clientes que hayan pagado su alojamiento y comida antes del 15 de septiembre se respetaran los precios anteriores.

Gracias por su comprensión!

Noticias

«Lo Nuestro es el mundo de la medicina, real y natural…»

El Chamanismo Amazónico es una tendencia de moda en el mundo occidental moderno. Solo los perezosos no han oído hablar de é, sin embargo, de aquellos que lo han escuchado, no todos realmente entienden de qué se trata. Una persona puede comenzar a trabajar como médico curandero a cualquier edad, y si esta creció en una familia chamánica y se alimentado de dietas especiales desde el nacimiento, entonces puede convertirse en chamán a la edad de 20 años. Entre los curanderos con un alto nivel de profesionalismo hay muchas mujeres como la fallecida Norman Panduro de Iquitos, Manuela Mahua, Lisa Vargas, Celestina Vela de Pucallpa… Fue esta continuadora de las antiguas tradiciones de la medicina de plantas amazónica, la Maestra Celestina Vela Hidalgo quien le contó a UNI RAO las peculiaridades de su camino de vida elegido.

«Lo Nuestro es el mundo de la medicina, real y natural...»

Al iniciar esta pequeña entrevista a La Maestra Celestina (Latín Caelestine – Celestial) sabia que no seria nada fácil, sin embargo cuando la reunión empezó junto a La Maestra estuve muy positivo y confiado que todo saldría con éxito rotundo, por mi parte yo ya había hablado con Celestina y teníamos un trato amical y se podría decir de confianza también. Celestina dejo de lado su imagen de Chamán, su entonación cambio, sus gestos ya no eran los de una Maestra en Ceremonia, si no mas bien de una amiga. Empece con las preguntas y creo que no tuve tanta suerte al inicio, ya que Celestina de lo que menos quería hablar era sobre su educación y como fue su camino de la medicina de plantas. Celestina comenta “¿Qué tipo de preguntas son estas? Familia, papá, mamá, dietas, educación, todos están felices … ¡No puedo soportarlo todo!»

En esta parte coincido con La Maestra Celestina, ya que algunas veces tenemos temas de los cuales no nos gusta hablar, por mi parte también estuve en la Tradición Amazonica durante buen tiempo. Luego de todo, la entrevista inicio, preguntándole sobre su infancia y así poco a poco la entrevista fue tomando un rumbo interesante.

«Lo Nuestro es el mundo de la medicina, real y natural...»

La Maestra se sentó en el borde del porche de su maloka (una cabaña tradicional donde se realizan las ceremonias de curación), mostrándose con toda la disposición y sinceridad para iniciar la entrevista.

«UNI RAO»: – Empecemos con las preguntas: ¿Quién o como nació el deseo de estudiar medicina de plantas?

Maestra Celestina: – ¿Pidió un deseo? Nadie me metió nada, ¡yo me lo quité todo!

– ¡OH OK!

– “Como saben, mi padre Melquíades Vela era un GRAN MEDICO, y no solo él, aunque mi madre no participó en las ceremonias, conocía muy bien cada planta: para qué dolencia cuál usar. Y todos mis tíos y abuelos eran chamanes, entonces vivíamos así.

La Maestra se puso a pensar, desvió la mirada, y noté que algo muy importante apareció en su mente…

– Bueno, tenía 8 años cuando mi tío (el hermano de mi padre) terminó su larga dieta y vino a nuestro pueblo. Todos los parientes mayores de la familia, comunicándose entre sí, dijeron que se había convertido en «muraya» (el grado más alto de desarrollo espiritual en el chamanismo amazónico), y ahora durante la ceremonia chaikuni (seres humanoides de otros mundos) vienen por él, y se disuelve en el espacio yendo con ellos a sus mundos. Estas conversaciones me tocaron tanto el corazón que decidí verlas a toda costa, y cuando mi padre fue de nuevo a la ceremonia, lo seguí, pateó durante mucho tiempo, pero aún así lo persuadí, diciendo que me sentaría en silencio detrás de él.

«Lo Nuestro es el mundo de la medicina, real y natural...»

– ¿Entonces lograste ver el CHAIKUNI?

– Espera, hijo.

Sacó su pipa, la llenó de tabaco, la encendió y empezó a fumar.

– Comenzó la ceremonia, y después de un rato todos cantaron cada uno de sus icaro (una canción sagrada interpretada en la ceremonia). Esperé, escondiéndome detrás de la espalda de mi padre, mi interés infantil no conocía límites. En algún momento, mi abuelo dijo: – Nieta, lárgate de aquí, aquí solo hay adultos, ¡Nos estás molestando! – ¿Cómo lo supo? – Pensé, – Después de todo, me senté como un ratón.

No había nada que hacer, tomé la sábana y salí de la casita, pero no me fui a mi casa, sino que me senté fuera de la mosquitera. Anteriormente no construíamos casas pequeñas, como ahora, por lo general solo hacíamos un gran techo redondo, y cada chamán tenía su propia mosquitera enorme, dentro de la cual se realizaban ceremonias.

– ¿Celestina, los 8 años, sola en la calle, entre la selva y montones de mosquitos y todo tipo de animales que pican?

– Sí, me senté en el tocón de un árbol cercano, envuelto en una sábana, que logré arrancar cuando me fui. Estaba interesado, así que los mosquitos en ese momento me interesaban menos que nada. Constantemente miraba debajo del borde del mosquitero y en algún momento vi tres pares de piernas humanas con zapatos muy hermosos (nunca antes habíamos usado zapatos). Una luz brillante emanó de ellos, y todo a su alrededor comenzó a brillar en diferentes colores.

«Lo Nuestro es el mundo de la medicina, real y natural...»

En ese momento, me puse piel de gallina y esta sensación recorrió todo mi cuerpo, no podía entender qué pasaba: la Maestra estaba diciendo la verdad o simplemente quería asombrarme interesarme.

– Desde entonces, no me he perdido ni una sola ceremonia, por supuesto, siempre intentaron echarme, pero mi terquedad pasó factura, y poco a poco empezaron a permitirme sentarme tranquilamente detrás de la espalda de mi padre.

– ¿Entonces, a partir de este momento empezaste tus estudios?

– No, la primera dieta me la dieron solo cuando tenía 14 o 15 años (no lo recuerdo bien): así era en nuestra familia. Es decir, han pasado casi 50 años desde ese momento.
Como cualquier mujer, la Maestra Celestine se sintió avergonzada cuando se dio cuenta de que había dicho demasiado. Vi que la chamán estaba inmersa en sus recuerdos y estaba un poco triste, así que decidí pasar a otros temas.

– Empezaste a hablar de dieta. ¿Cómo se relacionan el entrenamiento y la dieta?

– Aprendemos a través de la dieta, no es así como estás acostumbrado a no comer ciertos alimentos para adelgazar. El maestro abre el mundo de la planta a su alumno y la planta comienza a enseñarle. Pero para poder escuchar lo que te enseñan, necesitas estar aislado, no hablar con nadie, comer solo pescado seco y un plátano pequeño, no comer cerdo, no beber alcohol y detener cualquier actividad sexual… La dieta es el espacio de la planta, no el espacio de la suciedad humana.

«Lo Nuestro es el mundo de la medicina, real y natural...»

– Entiendo, Es decir ¿la dieta la puede realizar y abrir a cualquier persona?, ¿No es necesario que tus padres fueran chamanes? ¿O lo principal es seguir las reglas?

– No tanto, lo más importante es que la planta quiera enseñarte. Si tienes chamanes en tu familia o no, no importa. Si los espíritus de la planta te quieren y haces todo bien, puedes convertirte en médico-curandero.

– En mi opinión, una respuesta exhaustiva. ¿Tus hijos también siguieron este camino?

– Tengo seis hijos y solo dos de ellos querían estudiar. El camino de la medicina de plantas no es para todos: es muy difícil y, a veces, incluso cruel en la percepción de una persona común. Después de todo, nos negamos muchas alegrías en la vida, que van desde todo tipo de golosinas hasta la felicidad familiar.

– Disculpe, Maestra, ¿Qué significa – felicidad familiar?

– Muy a menudo, nuestros cónyuges e hijos llevan vidas normales y nosotros vivimos una vida diferente. En nuestro mundo, salvamos a las personas de las enfermedades mediante la comunicación con los espíritus de las plantas. También hay quienes usan otras partes de las plantas para aprender bruheria (español para magia negra). Y, a veces, el daño que eliminamos se transfiere a nuestros seres queridos, ya que nosotros mismos estamos bajo protección: no le tememos a nada, pero los familiares, si no siguen dietas, pueden «volar». Perdí a uno de mis hijos así.

Y luego la maestra dijo que quería cantar iсaro. Aprovechando el momento, le pedí grabar su canción en video…

– Maestra, dime, ¿estás feliz?

– Sí, estoy muy feliz, tengo una familia numerosa, muchos nietos. Tengo mi medicina y su mundo real, y sé que he ayudado a muchas personas y lo haré mientras viva.

– ¿El mundo real? Es decir, ¿el mundo que nos rodea no es real?

– Nuestro mundo es el mundo de la medicina, y está vivo, es natural. Y este mundo alrededor – no es nuestro, está mal, en él «el dibujo está distorsionado».

En este punto de nuestra conversación, un paciente se acercó a la Maestra y tuvimos que terminar la conversación.